FOTO: Sputnik International

A medida que miles de desplazados y refugiados producto de la guerra con ISIS intentan volver a sus hogares, el gobierno de Irak comienza a enfrentar desafíos muy complicados. A la existencia de células dormidas de ISIS y al-Qaeda (esperando?) se suman los irresueltos conflictos internos entre diferentes facciones militares y políticas, así como también la complicada situación con el pueblo de Kurdistán. Es posible que Irak no termine de reconstruírse?

Durante las últimas semanas todo fue alegría a lo largo del país. Luego del gran festejo denominado “Día de la Victoria” las alarmas comenzaron a sonar una vez mas en los altos mandos militares iraquíes. Por un lado, las milicias Chiítas han cedido su poder y se integraron al ejército establecido de Irak. Aun así, desde el interior del cuerpo afirman que las diferencias son grandes y ambos grupos siguen siendo respaldados por diferentes naciones rivales en la región: Estados Unidos e Irak. Desde el gobierno, entienden que aliarse a Estados Unidos puede ser peligroso para solucionar la causa “kurda”, pero Irán y Rusia, representan el pasado y un posible aislamiento por parte de otras naciones árabes como sucede con Qatar. Recordemos que Estados Unidos respaldó tanto las fuerzas Peshmergas de Kurdistán como al ejército de Irak, ahora, rivales.

Al mismo tiempo, La Guardia Revolucionaria Iraní sigue en su expansión : Siria, Líbano, Yemen y ahora … fuentes en la zona afirman que comandos de este grupo militar se encuentran operando an algunas regiones de Irak con el objetivo de “colaborar logísticamente” con su país “aliado”. Estados Unidos, Arabia Saudita y por supuesto Israel, no ven esto como una colaboración, sino mas bien como el comienzo de un intento de controlar militarmente varios sectores clave del Medio Oriente.

Irak enfrenta muchos desafíos. Primero, debe reconstruir el país para que todos los ciudadanos que han escapado del terror de ISIS puedan volver a sus hogares. Con el apoyo de la ciudadanía, el peligro de comenzar una nueva guerra civil es menor. Aun así, todo va a depender de como se maneje la “crisis kurda”. Es imprescindible que el ejército de Irak controle el posible avance de grupos para militares y terroristas (como el resurgimiento de al-Qaeda), para avanzar en el diálogo con el líder Kurdo , Masoud Barzani. Si Kurdistán logra un nivel de independencia que sea satisfactorio para ambas partes, aprendiendo de los errores del conflicto árabe-israelí, Irak puede convertirse una vez mas en una nación estable. Cuál será el rol para con esta situación de Donald Trump? Dejará todo en manos de Putin?

Dejar respuesta